La Ley de Sociedades de Capital (en adelante, “LSC”) establece mecanismos que contribuyen a lidiar con situaciones incomodas entre los socios, que en la gran mayoría de ocasiones s