El derecho de separación de los socios

La Ley de Sociedades de Capital (en adelante, “LSC”) establece mecanismos que contribuyen a lidiar con situaciones incomodas entre los socios, que en la gran mayoría de ocasiones son desfavorables para el interés social de la compañía. Los mencionados mecanismos o herramientas legales, dispuestas por la LSC, que pueden contribuir a restablecer la calma, son (i) el derecho de separación y (ii) el derecho de exclusión.

En el presente artículo haremos mención al derecho de separación que tienen los socios de desvincularse del contrato social.

Las causas que den pie al ejercicio del derecho de separación pueden ser legales (numerus clausus establecidas por la LSC) o estatutarias (acordadas por los socios unánimemente).

 

Causas legales de separación:

(i) Los socios que no hubieran votado a favor del correspondiente acuerdo, incluidos los socios sin voto, tendrán derecho a separarse de la sociedad en los casos siguientes:

–  Sustitución o modificación sustancial del objeto social;

–  Prórroga de la sociedad;

–  Reactivación de la sociedad; y

–  Creación, modificación o extinción anticipada de la obligación de realizar prestaciones accesorias, salvo disposición contraria de los estatutos.

(ii)  En las sociedades de responsabilidad limitada tendrán, además, derecho de separarse de la sociedad, lo socios que no hubieran votado a favor del acuerdo de modificación del                régimen de transmisión de las participaciones.

(iii) En los casos de transformación de la sociedad y de traslado de domicilio al extranjero, los socios tendrán derecho de separación en los términos establecidos en la Ley de         Modificaciones Estructurales.

A parte de las mencionadas causas legales, los socios pueden, mediante acuerdo unánime, establecer en los estatutos sociales causas, totalmente distintas a las legales, que den pie al ejercicio del derecho de separación. Conocidas como causas estatutarias de separación.

En el supuesto en que los socios acuerden causas estatutarias de separación, deberán determinar unas garantías mínimas:

–  El modo en que deber acreditarse la existencia de la causa;

–  La forma de ejercitar el derecho de separación; y

–  El plazo de su ejercicio.

Uno de los problemas con los que se pueden encuentran los socios minoritarios es el hecho de que los socios mayoritarios acuerden, a pesar de la existencia de beneficios, la no distribución de dividendos. Por ello, el artículo 348 bis[1] de la LSC recoge el derecho de separación, vigente desde el pasado 31 de diciembre de 2016, en los casos en que, a partir del quinto ejercicio a contar desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio hubiera votado a favor de la distribución del beneficio social, y siempre que la junta general no hubiera acordado la distribución como dividendo de, como mínimo, 1/3 de los beneficios obtenidos, que sean legalmente repartible.

¿Cómo valorar el importe a percibir por el Socio que ejerce el derecho de separación?

Lo ideal es que el valor venga precedido por el acuerdo entre el socio que desea separase y la sociedad. Las partes son libres de acordar el precio que, evidentemente, satisfaga sendas pretensiones. Tristemente en la realidad no suele ser así.

Hay supuesto en que la sociedad recoge en sus estatutos sociales las reglas de valoración. Por tanto, en dicho caso, no se daría pie a negociación alguna.

Ahora bien, en el supuesto en que las partes no lleguen a acuerdo alguno y los estatutos sociales no prevean unas reglas de juego para fijar una valoración, la concreción del valor la deberá estimar un experto independiente designado por el Registro Mercantil.

 

[1] El pasado 1 de diciembre de 2017 se publicó en el Boletín Oficial de las Cortes Generales la propuesta de modificación del artículo 348 bis LSC. De dicha modificación propuesta cabe destacar que, para la supresión o modificación de la causa de separación, será necesario el consentimiento de todos los socios, salvo que se reconozca el derecho a separase de la sociedad al socio que no hubiera votado a favor de tal acuerdo. 

Alejandro Safont Pérez de Larraya

Sobre Alejandro Safont Pérez de Larraya

Alejandro Safont trabaja en el despacho de abogados Lexcrea, S.L.P., donde actualmente presta asesoramiento a emprendedores, pequeñas y medianas empresas, inversores y entidades de capital riesgo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies