CLÁUSULA DE LIQUIDACIÓN PREFERENTE

CLÁUSULA DE LIQUIDACIÓN PREFERENTE

Configurada como una de las cláusulas habituales en los últimos tiempos en los acuerdos de inversión, la cláusula de liquidación preferente se articula como una de los mecanismos de que dispone el inversor con el objeto de asegurar su inversión en la startup. El venture capital asume un riesgo importante al realizar la inversión, con el esfuerzo que ello conlleva, y resulta comprensible que quiera asegurarse el buen fin de su aportación, al fin y al cabo, nos hallamos ante un mecanismo de ajuste del riesgo para el inversor.

Antes de entrar en el fondo de las cláusulas sobre liquidación preferente, no debemos caer en el error de asimilar el concepto “liquidación” con la concepción jurídico-hispana que tenemos, esto es, entendiendo la liquidación como un evento negativo, concursal y de disolución de la compañía. En el sector del capital riesgo y en todas sus operaciones de inversión en startups el término “liquidación” se asemeja a toda aquella oportunidad de hacer líquida la inversión que se llevó a cabo. De esta forma, se enumeran una serie de “eventos liquidativos” en los cuáles nacerá el derecho de liquidación preferente, tales como fusión, absorción, reparto de dividendos o compraventa de la compañía.

La liquidación preferente es un método en virtud del cual, normalmente el socio mayoritario, se asegura el retorno de la inversión aportada en su momento, con anterioridad al resto de los socios, y con capacidad de insertar multiplicadores. Supone una útil herramienta para el inversor a fin de protegerse en el supuesto que se venda la Sociedad por una cantidad inferior al capital invertido.

La cláusula en cuestión permite la inclusión, o no, de multiplicadores en la cláusula de liquidación preferente. Dichos multiplicadores, entendidos como el número de veces que sus beneficiarios recibirán el equivalente al importe de su inversión, podrán ser por el múltiple que se pacte, entendiendo siempre que a mayor número de multiplicadores mayor perjuicio de derecho de cobro del resto de los socios. Además de los multiplicadores, también podrá fijarse el single o double dip, según los cuáles el beneficiario recibirá la cuota que le corresponde del importe de la venta, tras haber descontado previamente la primera parte de la liquidación preferente. Es decir, el beneficiario se verá resarcido con todo el capital que aportó más el porcentaje que ostenta dentro del capital social de la compañía aplicando sobre el precio de (por ejemplo) venta de la sociedad, habiendo anteriormente restado el importe aportado en su momento. No cabe duda que esté escenario podría llegar a ser lesivo para todos aquellos socios que no se hallen bajo el paraguas de la liquidación preferente.

Con explicaciones como la presente puede que no lleguemos a ser conscientes de hasta qué punto resulta de importancia la existencia o no de cláusulas de liquidación preferente. En este sentido, consideramos de importancia describir ejemplos prácticos a fin de tener una visión más aproximada y acertada del alcance de esta.

Imaginemos que se ha alcanzado pactar un derecho de liquidación preferente que otorga al beneficiario 1x con double dip sin límite, dónde el inversor aportó la cantidad de 300.000 Euros equivalente al 8% dentro de la startup y la misma es transmitida por una importe de 2,5 Millones de euros.

Tal y como se aprecia en el cuatro anterior en una compraventa como la descrita el Inversor no hubiera podido recuperar la parte del capital invertido, no obstante, con la liquidación preferente aplicada no sólo la recupera si no que la supera. El inversor primero recibe el importe equivalente a su aportación en el capital social y seguidamente se le suma el resultado de aplicar su porcentaje en la sociedad a lo que resta del precio de venta.

Como puede observarse las consecuencias monetarias son importantes, por lo que se recomienda prestar especial atención a la suscripción de estas cláusulas, ya que, dependiendo del lado de la mesa que nos toque podría llegar a resultar perjudicial. No debemos olvidar que se trata de una figura jurídica atípica no reglada por el ordenamiento jurídico de forma que la misma es de libre acuerdo entre las partes, respetando el principio de la autonomía de la voluntad.

 

Robert Burgell Bonet
Robert Burgell trabaja en el despacho de abogados Lexcrea, S.L.P., donde actualmente presta asesoramiento a emprendedores, pequeñas y medianas empresas, inversores y entidades de capital riesgo.
Robert Burgell Bonet

Sobre Robert Burgell Bonet

Robert Burgell trabaja en el despacho de abogados Lexcrea, S.L.P., donde actualmente presta asesoramiento a emprendedores, pequeñas y medianas empresas, inversores y entidades de capital riesgo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies